Concierto para piano número 21. Mozart

Estructurado en tres movimientos (Allegro maestoso, Andante y Allegro vivace assai), el Concierto para piano número 21 en do mayor, K. 467, de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) fue completado el 9 de marzo de 1785 y estrenado sólo un día después, el 10 de marzo, en el Teatro de la Corte Imperial y Real de Viena.

El primer movimiento se inicia de forma tranquila con una alegre marcha en las cuerdas bajas que es respondida por las cuerdas altas y los vientos-madera. En seguida un alegre arrebato se mezcla con el tema principal. El piano hace una entrada tranquila con una configuración en forma de escala (compás 74) que desemboca en una corta cadenza (compás 79) y termina en un trino antes de que toda la orquesta repita el tema principal.

El piano elabora un poco más antes de agregar otra idea en sol mayor, que es precedida por un pasaje en la extraña escala de sol menor (compás 109). El tema principal se presenta en sol mayor, y pasa por escalas por parte del solista mientras los vientos-madera interpretan una figura melancólica. Esto pronto transita al tranquilo inicio y una reexposición en la tonalidad principal de la idea presentada anteriormente en sol mayor. Pronto, el tutti lleva el movimiento a una cadenza antes de la orquesta lo concluya con la sección final del inicio, ligeramente modificado para terminar en una nota tranquila pero distinta.

El andante, el movimiento más famoso de este concierto y que vemos en el vídeo interpretado por la Filarmónica de Berlín con Daniel Barenboim al piano y en la dirección, se inicia con una figuración de terceto en el bajo soportando una melodía lánguida. Luego de una exposición reposada de la orquesta, el solista retoma el terceto y comparte la melodía con el conjunto. Hay breves momentos de “tristeza”, pero en general el tono del movimiento es brillante y calmo.

El rondo final se inicia con la orquesta presentando un alegre y “saltarín” tema. Luego de una breve cadenza, el piano se une y elabora un poco más los temas. En apariencia el estilo es de pregunta-respuesta, con un intercambio fluido de roles por parte del piano y el conjunto. El solista usa las escalas y los arpegios para adornar los temas y una corta cadenza que transita a un tema principal. El tema principal se presenta una vez más, llevando el movimiento en sentido ascendente que termina en una nota triunfante.

Los conciertos para piano cubren toda la vida de Mozart como compositor, pudiéndose  establecer cuatro grupos:

1.     1773-1780 Seis conciertos. Salzburgo.

2.     1782 – Tres conciertos. Viena.

3.     1784-86 Doce conciertos. El más importante.

4.     Los dos últimos. En 1788 y 1791.

Con Mozart se estableció la estructura del concierto moderno y enriqueció el concierto con obras maestras más que cualquier otro compositor de su época. Para muchos, el concierto es un género inferior a la sinfonía, porque su objetivo es destacar el virtuosismo del ejecutante. Sin embargo, esto no es cierto en el caso de Mozart. La esencia del concierto es establecer una especie de diálogo o duelo entre orquesta y solista, reconciliándose ambos al final.

Como curiosidad, pocos conocen que los cuatro primeros conciertos K.37, 39, 40, 41 de 1767 son transcripciones de diferentes movimientos de compositores contemporáneos de Mozart. (Raupach, Honauer, Schobert, Eckard, C.P.E. Bach, y otro no identificado). Mientras que los tres conciertos K.107 de 1772,  son derivados de sonatas completas de J.C. Bach.

Estas transcripciones son producto de su carrera como ejecutante y los conciertos muestran los modelos e influencias en el estilo pianístico, así como la formación técnica de Mozart. Estos son discretamente orquestados con secciones añadidas por Mozart, tal vez compuestas con la ayuda de su padre. El  primer concierto realmente original de Mozart es el K.175 en re mayor de 1773.

About these ads

~ por Álvaro Ojeda en 1 febrero 2010.

6 comentarios to “Concierto para piano número 21. Mozart”

  1. Muito bom, a música faz a gente viajar no tempo.
    Calazans

  2. ¡Qué preciosidad! Se ponen los vellos de punta con este concierto.

  3. EXCELENTE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. Amigo Sensible.
    Uno de mis conciertos favoritos el 21 de Mozart. Tiene razón cuando dice que utiliza el extraño tono de sol menor en el compás 109, si bien el 95% de la obra de Mozart es en tono mayor, pero si analizamos el entretejido polifónico no es de extrañar.

  5. transmite exactamrnte mucho posutivismo y animo tranquilo,las partes menores resaltan lo optimista de las t¡opartes en tonos mayores,es una de las mejores obras para piano de Mozart.

  6. SUBLIME¡¡¡¡

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores

%d personas les gusta esto: