Pavana para una infanta difunta. Ravel

¿Quién no es capaz de sentir una profunda paz al escuchar esta obra de Maurice Ravel? Compuesta en 1899 mientras Maurice Ravel (1875-1937) estudiaba composición en el Conservatorio de París con Gabriel FauréPavana para una infanta difunta evoca la digna elegancia de una recepción en la corte real de España, así como el grácil movimiento de una infanta en los pasos de una pavana, una danza lenta procesional que gozó de gran popularidad entre los siglos XVI y XVII. Lo de “para una infanta difunta” carece de significación, y el propio Ravel siempre mantuvo que se había sentido meramente atraído por los sonidos alterativos del nombre “pour une infante defunte”.

La obra fue estrenada en París el 5 de abril de 1902 y aunque fue calurosamente acogida por el público, sin embargo, Ravel se sintió sorprendido y hasta molesto con la posterior popularidad de esta modesta composición. En 1910, Ravel publicaría una versión orquestal.

~ por Álvaro Ojeda en 30 diciembre 2008.

Una respuesta to “Pavana para una infanta difunta. Ravel”

  1. ES COMO UN LIBRO DE AYN RAND, QUIEN NO HAYA ESCUCHADO
    ESTA COMPOSICION, O HAYA LEIDO EL MANANTIAL, MAS LE VALIA
    AMARRARSE UNA RUEDA …SAGRADA ESCRITURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: