Danza de los espíritus bienaventurados. Gluck

 

Una excelente forma de acercarse al intimismo de la flauta travesera es la Danza de los Espíritus Bienaventurados, incluida en la ópera Orfeo y Eurídice de Christoph Willibald Gluck (1714-1787), y con la que se inicia la Escena II.

El sonido de la flauta en esta obra es extremadamente suave, melódico, sin altibajos, manteniendo de forma continua una línea armónica perfecta, una sucesión bien estructurada de notas con las que el autor pretende transportar al oyente a ese momento en el que Orfeo accede al inframundo con la intención de rescatar a su amada Eurídice.

Gluck es uno de los grandes reformadores de la historia de la ópera que luchó contra la ópera italiana más degradada de todos los tiempos y contra la tiranía de los cantantes, dando un paso de gigante hacia el drama musical, anticipándose al mismísimo Wagner.

Existe una transcripción de la Danza de los Espíritus Bienaventurados para piano de Sgambati (discípulo de Liszt) tocada por Nelson Freire, así como una versión para violín y piano transcrita por Jascha Heifetz.

Anuncios

~ por Álvaro Ojeda en 8 enero 2009.

4 comentarios to “Danza de los espíritus bienaventurados. Gluck”

  1. mi corazón se ensancha,no hay nada que pueda dar consuelo y paz!Debería sonar en todas las salas de quimioterapia.

  2. Es tan dulce….

  3. Muy dukce y nostalgica,, es una linda versión de la flauta en conjunto con la orquesta.

  4. me encanta , la musica de las esferas superiors , es un alimento al alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: