Sinfonía número 2. Mahler

Fue la sinfonía preferida de Juan Pablo II e impresionó de forma rotunda al editor millonario norteamericano Gilbert Kaplan, quien tras escuchar esta sinfonía en vivo, comenzó a tomar clases de dirección de orquesta para cumplir con su sueño de dirigirla. En la actualidad, la ha interpretado al frente de más de 50 orquestas y la ha llevado al disco dos veces, con la Orquesta Sinfónica de Londres y la Orquesta Filarmónica de Viena. ¡Cómo envidio a Gilbert …!

Compuesta entre 1888 y 1894 por el compositor austriaco Gustav Mahler (1860-1911), la sinfonía nació como Totenfeier (Ritos fúnebres), un poema sinfónico en un movimiento basado en el drama poético Dziady del poeta polaco Adam Mickiewicz, que Mahler terminó en 1888.

Cuando ya comenzaba a adquirir prestigio y estima como director de orquesta, presentó su obra al entonces eminente director Hans von Bülow, que tuvo una reacción sumamente desfavorable y la consideró antimusical. Aunque profundamente desanimado, no abandonó su obra y llegó a agregar tres movimientos más a finales de 1893, dejando la obra por un tiempo, sintiendo que necesitaba un final.

En 1894, Hans von Bülow murió, y en el funeral Mahler oyó una musicalización de la oda Aufersteh’n (Resurrección) del poeta alemán Friedrich Gottlieb Klopstock. Aquello fue una revelación, y decidió terminar su obra con su propia musicalización de dicho poema, al que efectuó algunas modificaciones. Las casualidades de la vida … Tuvo que morirse su principal detractor para mediante su funeral, encontrar la inspiración para el quinto movimiento.

Mahler disenó un programa narrativo para la obra que reveló a varias de sus amistades. Sin embargo, no aprobó su difusión pública, aunque en la actualidad siempre se divulga en los programas de concierto. En dicho programa narrativo, el primer movimiento representa un funeral y responde a preguntas tales como: “¿Hay vida después de la muerte?”; el segundo movimiento es un recuerdo de tiempos felices de la vida que se apagó; el tercer movimiento representa una completa pérdida de fe y el considerar la vida como un sinsentido; el cuarto movimiento, un lied, es el renacimiento de la fe (“Yo soy de Dios y retornaré a Dios“), y el quinto movimiento, después del regreso de las dudas del tercero y las preguntas del primero, termina con una realización del amor de Dios y el reconocimiento de la vida después del fin, la resurrección.

Su primer estreno mundial (sólo los tres primeros movimientos), tuvo lugar el 4 de marzo de 1895 en Berlín con la Orquesta Filarmónica de Berlín dirigida por el compositor. Meses después, el 13 de diciembre de 1895, en Berlín y dirigida de nuevo por el compositor, tuvo lugar su estreno mundial y completo. El estreno americano fue el 8 de diciembre de 1908 en Nueva York dirigido, una vez más, por el propio Mahler, a tan sólo tres años de su muerte.

En el video, Sir Simon Rattle dirige la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Birmingham (CBSO), de la que fue titular entre 1980 y 1998. Después de organizar y dirigir una impresionante versión de esta Segunda Sinfonía de Gustav Mahler mientras era estudiante, su talento llamó la atención del agente musical Martin Campell-White. Sería el comienzo de una más que prometedora carrera artística que le ha llevado a la actual dirección artística de la Orquesta Filarmónica de Berlín.

Personalmente, nunca olvidaré a un joven estudiante de dirección de orquesta de mi pueblo, Utiel, quien tras comentarle lo enamorado que me sentía de la Quinta Sinfónia de Mahler me dijo: “Pues si te gusta la Quinta Sinfonía, escucha la Segunda y verás ….” Gracias, mil gracias por este descubrimiento.

~ por Álvaro Ojeda en 31 enero 2009.

2 comentarios to “Sinfonía número 2. Mahler”

  1. La segunda sinfonia de Mahler es lo maximo!!! y si es una tragedia de la madre que pierde a un hijo…

    Saludos desde Vzla, la cuna de las orquestas juveniles…

  2. Con el aniversario de Mahler, me lo estoy pasando en grande. Un saludo desde un blog compañero.

    http://triviumyquadrivium.wordpress.com/2009/10/09/sobre-la-segunda-de-mahler/

    Esta mañana mismo he escuchado en el Auditorio el segundo concierto para piano de Rachmaninov con las partes del Moldava y Sarka, de Mi patria, de Smetana, y Taras Bulba. Impresionante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: