Sinfonía número 3. Mahler

Tras la imponente y monumental sinfonía número 2, Mahler (1860-1911) se embarcó en la composición de una nueva sinfonía, no menos grandiosa: la sinfonía número 3 en re menor. Sinfonía de gran envergadura, consta de seis movimientos, dos de los cuales requieren un coro de niños, uno de mujeres y una contralto.

Nos situamos en  el verano de 1895, momento en el que Mahler se encontraba en Steinbach am Attersse, acompañado por la solista de viola Natalie Bauer-Lechner, quien fue su compañera en el paréntesis que Gustav Mahler abrió entre su primer matrimonio y el segundo con Alma Marie Schindler, Alma Mahler.

La tercera sinfonía de Mahler ha sido descrita como un enorme fresco sinfónico pleno en colores que se complementan o se contraponen, según el estado de ánimo del compositor. Este gigantesco y fascinante mosaico sonoro no guarda, como resulta lógico en una obra tan compleja, una evidente unidad debido a la enorme cantidad de ideas expuestas, lo que motiva que con frecuencia se le acuse de inconsistente y hasta de contener temas banales. 

Tal y como hemos comentado, la obra se estructura en seis movimientos:

1. El despertar de Pan. El verano hace su entrada

2. Lo que me cuentan las flores del campo

3. Lo que me cuentan los animales del bosque

4. Lo que me cuenta el hombre (la noche)

5. Lo que me cuentan las campanas de la mañana (los ángeles)

6. Lo que me cuenta el amor

Toda la obra gira alrededor de la Tierra y la Naturaleza, con textos de Nietzche y del propio Mahler. A través del diario de Natalie Bauer-Lechner se sabe que la tercera sinfonía nace de un proyecto musical donde se intentaría narrar la épica de la Naturaleza, describiendo la vida inerte hasta llegar a la creación de plantas, hombres y animales, todo ello animado por la fuerza de la vida. Decía Mahler en carta a otra de sus amigas: “Mi sinfonía será algo que el mundo jamás ha escuchado. En ella, la Naturaleza misma toma voz y dice secretos tan profundos que quizá se han escuchado únicamente entre sueños”. Y añadía: “Un día, el mundo se dará cuenta”.

De su conmovedor movimiento final, Lo que me cuenta el amor, dijo una vez Leonard Bernstein que era la música más dolorosamente hermosa escrita por Mahler. De la mano de Claudio Abbado, nos acercamos al sexto movimiento para conocer de forma íntima y personal lo que a Gustav Mahler, “le cuenta el amor”.

Anuncios

~ por Álvaro Ojeda en 15 febrero 2009.

Una respuesta to “Sinfonía número 3. Mahler”

  1. Tienes un nuevo lector de tu blog
    La 3º de Mahler es la sinfonía más fantástica,más impresionante y más hermosa escrita por él,el primer movimiento es unico,absolutamente unico,de verdad amo esa sinfonía.No me puedo imaginar que no exista esa sinfonía.Desde la fanfarría inicial hasta el solemnte final.No estoy en absoluto de acuerdo con quiénes critican la “falta de unidad” de la sinfonía.Es un todo global,un proyecto ambicioso y genial.
    Mi versión favorita como siempre,Bernstein y la Filarmónica de NUEVA YORK.Muchos prefieren(no se porque)la de Viena,pero hay algo que no me agrada,no se bien que es,quizás las trompas de esa orquesta;no suenan tan impresionantes como la de nueva york;el scherzo de la de viena es patetico,me impresiona al compararlo con la de nueva york.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: