Principe Ígor. Borodín

¿Músico químico o químico músico?

Ante esta dualidad nos enfrenta Aleksandr Porfírievich Borodín (1833-1887), aunque la duda pronto se resuelve si nos fijamos en el origen de sus ingresos, pues de la química comió el compositor ruso. De hecho, fue bastante respetado, particularmente por su conocimiento de los aldehídos. 

Borodín, quien se consideraba a sí mismo un “compositor dominguero” por aquello de que no se ganaba la vida con la música, empezó en 1869 a trabajar en la composición de su ópera El Príncipe Ígor, que es considerada por algunos su obra más importante. A esta ópera pertenecen las ampliamente conocidas Danzas Polovotsianas.

Con tanto afán se dedicó Borodín a su carrera como químico que la ópera quedó inconclusa al momento de su muerte, siendo completada posteriormente por Rimsky-Korsakov y Glazunov.

Anuncios

~ por Álvaro Ojeda en 24 febrero 2009.

2 comentarios to “Principe Ígor. Borodín”

  1. las danzas son hermosas en especial la 17 me encantan los solos d oboe y d corno ingles hermososs

  2. Borodín era una especie de químico-médico-músico. Efectivamente, Principe Ígor es una obra maravillosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: