Caballería rusticana. Pietro Mascagni

 

Día de Pascua en un pueblo de Sicilia, es día de fiesta. Los hombres corren al reclamo de amor de las mujeres, como vuela el pájaro al reclamo de su amada. Todo el pueblo está reunido en la iglesia, delante de la taberna de Mamma Lucia.

Santuzza le pregunta a Mamma Lucia por Turiddu, pero ésta le responde que él ha ido a comprar vino. De pronto llega Alfio, pide vino y Santuzza le responde que Turiddu ha ido a comprarlo. Alfio no lo comprende, porque ha visto a Turiddu cerca de su casa y se lo comenta a Mamma Lucia: “vicino a casa mia”. Alfio se une a los demás en la iglesia.

Todos entran en la iglesia. Sólo quedan fuera Mamma Lucia y Santuzza. Mamma Lucia le pregunta a Santuzza por qué no entra en la iglesia, y ella revela su sufrimiento (Voi lo sapette, o mamma): Turiddu amaba a Lola antes de hacerse soldado. Cuando regresó, Lola se había casado con Alfio, y Turiddu, para sustituir este amor, se entregó a los brazos de Santuzza, pero parece que nunca se ha apagado la llama de su amor por Lola. Lola, celosa, se ha dedicado desde entonces a seducir a Turiddu (Il mi fu rapito). Después de esta confesión, Mamma Lucia entra en la iglesia.

De pronto llega Turiddu, según él, de Francofonte. Santuzza le dice que lo ha visto por la mañana, y Turiddu piensa que lo ha espiado. Entonces empieza un duo musical donde Santuzza suplica a Turiddu que no la deje (oh, Turiddu, rimane ancora), pero Turiddu la desdeña, y Santuzza termina el dúo con un deseo de mala Pascua. Cuando Turiddu entra en la iglesia, sale Alfio, y Santuzza lo confiesa todo. Alfio está furioso y jura que se vengará (addessi, non perdono, vendeta avro).

Después del Intermezzo, todo el pueblo sale de la iglesia, pues la misa ha terminado. Deciden brindar en la taberna, y Turiddu es el encargado de alzar su copa. Alfio rechaza violentamente el vino que le ofrece Turiddu y éste, en un fingido abrazo de reconciliacion, aprovecha para retarlo a un duelo mordiéndole una oreja. El duelo será a muerte. Antes de enfrentarse con Alfio, presintiendo el desenlace, Turiddu pide a Mamma Lucia que cuide de Santuzza, y se va al campo del honor.

Un grito desgarra el silencio de la tarde. Una mujer llega corriendo y anuncia que Turiddu ha caído en el duelo (hanno massato compare Turiddu).

mascagni

Esta es la historia recogida en el libreto de la ópera Caballeria Rusticana, obra del compositor italiano Pietro Mascagni (1863-1945) cuya función inaugural fue el 17 de mayo de 1890 en el Teatro Costanzi de Roma. Mascagni compuso la obra en sólo dos meses y es un exponente del estilo de ópera italiana denominado verismo, que subraya el comportamiento violento de los personajes sometidos a una gran tensión emocional.

Lo que en el vídeo escuchamos son, sin duda alguna, los compases más conocidos de la obra y corresponden al llamado Intermezzo de la obra, incluido en la banda sonora de la película “El Padrino III” (escena final). 

Anuncios

~ por Álvaro Ojeda en 6 marzo 2009.

4 comentarios to “Caballería rusticana. Pietro Mascagni”

  1. ¿Qué difícil me resulta intentar siquiera comprender a los genios, naturalmente, por eso son genios. Toda la ópera me encanta y llego a a una admiración profunda por sus compositores.No obstante,la música de esta obra está tan perfectamente acoplada a la obra que hace sentirte dentro y vivir su historia.El intermezzo es francamente sublime

  2. “oh lola quien te dio el primer beso ¡¡¡¡” Opera enorme de una gran belleza …………..

  3. Hola:

    PRECIOSO. No puedo decir más. Es de los fragmentos que te llegan al alma. Llevaba tiempo queriendo saber cuál era su autor así que, gracias, ¡por fin lo he conseguido!.

    Quería pasarte el enlace de mi blog, creo que te gustará, porque también va de música clásica, solo que dirigida a niños:

    http://sinalefa2.wordpress.com/

  4. Me gustaría saber si esta joven orquesta y su digno director son chinos o japoneses. Supongo que chinos, que han desarrollado una
    musicalidad extraordinaria, por algo tuvieron como profesor al gran Isaac Stern. Sr. Alvaro Ojeda, le agradezco su comentario de
    marzo/2009, cuántas veces me ha sucedido de no poder levantarme
    de la butaca al terminar una función, quedo postrada por la emoción. Adiós.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: