Balada número 1. Chopin

En los apuntes y escritos de su alumno Thomas Dyke Tellefsen, Chopin dice: La mano debe encontrar su “punto de apoyo” en el teclado como los pies lo encuentran en el suelo cuando andamos. A partir de su conexión con el hombro, el brazo debe pender con una flexibilidad perfecta para que los dedos encuentren en el teclado el punto de apoyo que sostiene todo; la belleza del sonido y su volumen dependen del peso que resulta de la pesadez conjunta del brazo y mano, es un sonido uniforme, calmo y no apasionado el que constituye la base de la música.

chopin

Esta idea del punto de apoyo abrió el camino de la técnica moderna, existiendo pués una complicidad entre el dedo y la tecla, no sintiendo la tecla como un obstáculo. Los retratos que tenemos de Chopin nos muestran una posición en la que los brazos están distendidos, sentado separado del teclado, con la muñeca relativamente alta para usar el peso de la mano. Su muñeca y antebrazo están en continuo movimiento (gestos lanzados y gestos retirados) conectando los ataques como sucede con los golpes de arco de los instrumentistas de cuerda y permitiendo: desplazamientos de la mano sin cambiar la posición de la muñeca; desplazamientos de la muñeca con las yemas en la misma posición.

Chopin anotó en una pagina suelta de su tratado: “le poignet- la respiration dans la voix”. Es decir la muñeca equivale a la respiración de la voz, y sus movimientos se amoldan al fraseo, diluyendo la acentuación clásica y multiplicando los efectos sonoros y la variedad de ataques.

Para ilustrar de una forma expositiva y visual todo lo anterior, la interpretación que hace Krystian Zimerman de la Balada número 1. Fijémonos en su comienzo, en esa forma en la que el intérprete polaco dispone las manos, las muñecas y el antebrazo. Fijémonos en su espectacular digitación … le poignet- la respiration dans la voix. Fijémonos en cómo respiran las muñecas de Zimerman

~ por Álvaro Ojeda en 5 abril 2009.

3 comentarios to “Balada número 1. Chopin”

  1. Hola:

    Realmente hay muy pocos pianistas que coloquen correctamente las manos. Cuando empiezas a estudiar te enseñan la forma correcta de colocarlas pero después la postura se va viciando. Me encanta observar la postura que tiene cada uno de los pianistas, es mi manía, y Zimerman es correctísimo, bajo mi punto de vista.

  2. Escuchado a Chopin se destapa mi más profunda intimidad y siento deseos de abandonar mi regalada naturaleza.Su inigualable lirismo es toda una oración de suave escalera al cielo.Los dioses deben de chapucearse con notas de tan sensible compositor…

  3. Para mì esta balada me salvò la vida, resultò ser una oracion un ruego una interrogacion a Dios por la desgracia que pasaba, un detenimiento y reflexion contìnua, ¿ porquè Dios mìo si lo hice todo? y tratando de negociar con EL, pero Dios es inexorable en ciertas cosas, solo me queda soportar su juicio pues en su mano hay todavia misericordia.

    jc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: