Concierto número 5 para piano. Beethoven

Erase una vez una curioso pianista llamado Glenn Gould, excéntrico él, que acostumbraba a presentarse a los conciertos con mitones, abrigo y bufanda, independientemente del calor que hiciera. Y con una desvencijada silla de madera con respaldo y casi sin asiento, con las patas recortadas que hacía que le quedara la nariz a la altura del teclado. Por cierto, la pequeña silla que utilizaba tiene un lugar de honor en una vitrina en la Biblioteca Nacional de Canadá.

Glenn Herbert Gould, más conocido con el nombre de Glenn Gould (1932-1982), fue un pianista canadiense famoso sobre todo por sus virtuosas grabaciones de las obras para teclado de Johann Sebastian Bach. Nacido en Toronto en el seno de una familia de músicos, Gould aprendió a tocar el piano con su madre y su abuelo era primo de Edvard Grieg.

Y erase una vez el Concierto para piano n.º 5 en mi bemol mayor, op. 73, conocido popularmente como Emperador. Concierto que el fue el último para piano del compositor Ludwig van Beethoven (1770-1827). Escrito entre 1809 y 1811 en Viena y dedicado a Rodolfo de Austria, patrón y pupilo de Beethoven.

Anuncios

~ por Álvaro Ojeda en 28 julio 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: