Sinfonía número 7. Mahler

Ivan Sollertinski emparentaba el sinfonismo de Tchaikovsky y Mahler, ambos atormentados y sin miedo a atormentar, ambos planteando los malditos interrogantes de su siglo en sus sinfonías. En las raíces de ese tormento comentado por Sollertinski, a menudo se encuentran las dudas. Las dudas sobre el resultado del trabajo, sobre la excelencia de las composiciones. Estas dudas son otras constantes en la vida de muchos compositores. Sufridores, sufrientes y dudosos de la calidad de sus trabajos. Tremendamente exigentes, obsesionados con la perfección, perdidos entre las dudas encontradas en el recorrido de ese camino hacia una perfección que en sí misma, es fuente de sufrimiento.

Durante el verano de 1905, Gustav Mahler (1860-1911) concluyó la composición de su Séptima Sinfonía, llamada Canción de la Noche y comenzada el verano anterior, en su retiro de Maiernigg. Al finalizarla, comenzaron las primeras dudas. Dudas relacionadas con la coherencia de la obra. Dudas, en particular, sobre su orquestación.

Sin abandonar sus dudas, en el verano de 1908, tres años después de haber concluido su escritura, Mahler preparó su estreno en Praga y durante los ensayos realizó importantes cambios en la orquestación, motivados, sin duda, por la experiencia adquirida en la creación de la octava sinfonía que ya estaba terminada por aquellas fechas.

Finalmente, el estreno de la Séptima sinfonía, tuvo lugar en Praga, el 19 de septiembre de 1908, con Mahler dirigiendo. El público respondió con la indiferencia, lo que se tradujo, inevitablemente, en nuevas dudas, pese al aplauso y reconocimiento de Bruno Walter, Otto Klemperer y Alban Berg, allí presentes.

Entre el estreno y las subsecuentes ejecuciones de la Séptima sinfonía en Munich y Amsterdam, el compositor realizó nuevas correcciones, de nuevo con la intención de alcanzar esa perfección en la obra que no acabada de sentir.

A la noche, como símbolo, se le ha dado el mismo sentido que a la muerte, la oscuridad, lo negro. Pero también tiene sentido de estado previo, de preparación, de simiente que antecede lo que aún no es día. Y, desde antes de Freud, se la relaciona con el inconsciente, lo oculto. La Séptima de Mahler viaja de la noche hacia el día, de la niebla a la luz, con sobresaltos, intermitencias y paradojas, de las cuartas verticales, las disonancias bruscas y lo irregular a lo reglamentario, a una luz que para ser futuro es más antigua que la noche romántica, a una risa excéntrica, o lúcida, risa al fin y al cabo.

Dudas sobre la orquestación. Sin embargo, intuyo que siempre, desde un primer momento, tuvo claro que la tuba debería estar presente en los primeros compases. No olvidemos de que se trata de … La Canción de la Noche … Escuchémosla …

Anuncios

~ por Álvaro Ojeda en 21 noviembre 2009.

Una respuesta to “Sinfonía número 7. Mahler”

  1. […] Conciertos del Auditorio: Orchestre Symphonique de Montréal (OSM), Kent Nagano (director). Mahler: Sinfonía nº 7 en si […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: